Durante la mañana del pasado 30 de julio se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Vida ubicado en el barrio La Granja el Consejo de Gestión de Riesgo dirigido por el alcalde del municipio de Turbaco, Guillermo Torres Cuéter.

Durante la reunión en la que participaron José Ricaurte director departamental de Gestión del Riesgo de Desastres, la Secretaria de Gobierno Yudy Paredes, miembros de la Defensa Civil, Bomberos y miembros del gabinete municipal del municipio, se determinaron las cifras claves con relación a la emergencia ambiental provocada por las lluvias del pasado sábado y las acciones a seguir.

Según el reporte realizado por la Oficina Gestora para la Gestión de Riesgos y Atención Desastres en cabeza de la Secretaría de Gobierno, 318 familias resultaron afectadas en diferentes sectores del municipio. “Estimamos que alrededor de 1.122 personas resultaron damnificadas en las pasadas lluvias”, manifestó Yudy Paredes.

Asi mismo, el alcalde Torres señaló que “el crecimiento urbanístico sin control que se vivió en el pasado ha provocado esta situación. Estamos adelantando las gestiones con Cardique y Findeter para poder darle una solución definitiva a los sectores más afectados por esta problemática”.

El Secretario de Planeación Luis Jeronimo Marrugo afirmó que se está trabajando en una propuesta con Findeter para poder conseguir los recursos con esta banca de segundo nivel, y así tener la financiación del proyecto desde la etapa de actualización de los diseños y la estructuración técnica, hasta la intervención en la construcción de la primera fase del plan maestro de drenajes pluviales del municipio. “Con esto sí tendríamos solución definitiva a una parte o gran parte de los sectores que están sufriendo a causa de las inundaciones”.

Una vez concluido el comité, se determinó revisar al interior de la administración municipal turbaquera la consecución de recursos a través de transferencia de partidas presupuestales y agilizar los procesos de contratación para poder llevar a cabo el plan de acción específico para efectos de la emergencia y poder darle atención a las personas afectadas.

Planes a ejecutar

De acuerdo con Luis Carlos Vargas, asesor del Equipo de la Oficina Asesora para la Gestión de Riesgos y Atención Desastres de Turbaco, “seguiremos identificando y caracterizando el riesgo de las viviendas que se encuentran en la zona de protección de canales o expuestos a una inundación. En ese sentido, también se determinó limpiar el canal en calle San Pablo, sector El Bajo hasta La Cueva, donde pudimos constatar que el canal pierde su sección, pierde su revestimiento y a su vez está elaborado entre unas viviendas que están construidas encima de la misma. Entonces, en ese orden de ideas, estamos tratando de preparar y de revisar cuál es la manera idónea para poder hacer dicha intervención”.

Según ha señalado Vargas, “con respecto a la área de reducción, solicitamos apoyo para un suministro a gran máquina a la Unidad Nacional y a la Oficinas de Gestión de riesgo del departamento para limpiar el canal que mencione previamente. También solicitamos apoyo a Cardique para que se incluya en su plan de acción anual de la vigencia 2022, para contar con ese recurso y poder ir preparándonos para la temporada de lluvia que es cíclica.

Por otra parte la administración de Turbaco ha dejado en claro que cuentan con un plan de limpieza y remoción de escombros que se va a ejecutar con un contrato municipal, el cual ya se encuentra en etapa contractual por un valor de 250 millones de pesos, con lo cual se busca tener la agilidad contractual para realizar todo el proceso dar las respuestas en el corto plazo.

Por lo pronto el municipio ha contemplado realizar una campaña de recolección de inservibles en compañía de la empresa de aseo Bioger, a través de la Secretaría de Salud, con el fin de llevar a cabo la recolección en los barrios que más presentaron afectación como El Recreo, Calle San Pablo, sectores El Bajo, El Carmen, San Martín, entre otros.