En un mes cuatro personas han muerto y otras seis más han resultado heridas en fundaciones que se dedican a la atención de personas con problemas de drogadicción en Bucaramanga.

Los casos fueron conocidos en primera instancia por la Policía Nacional cuando se recibió un llamado en el que se daba aviso de la muerte de una persona al interior de un centro de rehabilitación.

A la llegada de los uniformados, se procedió a dar captura a los dos señalados responsables del homicidio y posteriormente dar aviso a la Alcaldía sobre las diversas irregularidades que se encontraron en materia de salubridad, maltratos y otras situaciones en contra de la dignidad humana.

El caso más actual fue un incendio en la fundación Casa de Amor y Fe, la cual fue producto de un motín, en el que tres personas murieron y cinco más resultaron heridas entre ellas un policía que ingresó a salvaguardar a las personas que se encontraban en peligro.

Los sucesos encendieron las alarmas de las autoridades locales que en operativos de control ya han sellado tres fundaciones y 10 más son investigadas por no cumplir con documentos para funcionar y problemas de insalubridad.

La secretaria del Interior de Bucaramanga, Melissa Franco, denunció también las injustas agresiones y torturas de las que son víctimas quienes permanecen en estos centros de rehabilitación.

John Carlos Pabón, secretario de Desarrollo Social, señaló que ante las graves condiciones de insalubridad y el riesgo contra la integridad humana de estas personas, se procedió a realizar una caracterización para trasladarlos a fundaciones que tienen convenio con la Administración y cuentan con personal idóneo para velar por el bienestar de ellos.