Con patrullajes y caravanas de la policía se vigilará a la ciudad para el cumplimiento del decreto.

 

El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo decreta toque de queda y ley seca para fiestas decembrinas tomando como base el disparo de casos positivos de Covid-19 en la ciudad.

Luego de analizar el escenario epidemiológico que se ha presentado en la última semana del mes, en donde los casos han tenido un aumento considerable, el alcalde tomó la recomendación y la línea gubernamental de decretar toque de queda y ley seca para el distrito de Barranquilla.

El mandatario explicó: “Sabemos que a medida que avanza la noche hay mayor consumo de alcohol y es entonces cuando comienzan a flexibilizarse los protocolos de bioseguridad en casa que, recordemos, es donde más se está contagiando la gente”.

Dentro del decreto, ciertos sectores de la economía y domiciliarios plenamente identificados serán exentos de la medida de toque de queda.

El alcalde puntualizó que seguirá trabajando para la atención de la salud y el orden público.

Con un sistema hospitalario robustecido, tenemos las UCI listas para recibir a los posibles casos que así lo requieran, además de los operativos y patrullajes para el control y la vigilancia de consumo de licor en espacios públicos y otros escenarios que puedan implicar aglomeraciones”, expresó el mandatario local.