El hombre de 23 años identificado como Nikolas Cook, deberá pasar 840 meses en prisión y libertad supervisada de por vida.

El juez federal K. Michael Moore, fue quien dictaminó la sentencia de 70 años en prisión por explotación infantil, producción, distribución y posesión de pornografía infantil.

Los hechos ocurrieron en Stuart en el sur de Florida, EE. UU. De acuerdo al reporte de documentos judiciales de la fiscalía, el 10 de septiembre Cook se comunicó con clientes por medio de un grupo en redes sociales creado especialmente para interesados en material de abuso sexual infantil.

En dichas conversaciones, Cook reprodujo y distribuyó videos e imágenes pornográficas de una niña de 3 años. Lo que permitió, que los agentes especializados realizarán investigaciones alrededor de doce horas y posteriormente lograran dar con el paradero de la residencia de Cook en Stuart.

En el lugar, hallaron dispositivos electrónicos repletos de imágenes y videos sexuales muy explícitos de niños que sufrían abusos sexuales. De inmediato Cook fue arrestado.

El fiscal federal interino para el distrito sur de Florida, Juan Antonio González, y el agente especial a cargo del FBI en Miami, George L. Piro, fueron los que informaron la sentencia por pornografía infantil.

El caso expuesto hace parte del Proyecto Niñez Segura (PSC, en inglés), un programa nacional que inició en mayo de 2006 por el Departamento de Justicia estadounidense con el fin de parar el crecimiento de la explotación y el abuso sexual infantil.